PROYECTO de LECTURA e INFORMÁTICA

Biblioteca Popular Coronel Dorrego

Por más lectores, por más inclusión

"Argentina crece leyendo"

el buscador
¡¡Un Mundo Mejor ES Inevitable!!

Juan Pomponio, 2º invitado de Bibliopeque 2013


Estimados amig@s de CORONEL DORREGO

Mi nombre es Juan Pomponio. Soy poeta, escritor y estoy organizando la II Travesía Ciclopoética "Homenaje a René Favaloro". La finalidad de éste viaje es ir en bicicleta por todos los pueblos y todas las ciudades del interior hasta arribar a Jacinto Arauz. Deseo entregarles un poema que le escribí al célebre médico rural, como él mismo se definía, un gran hombre olvidado por muchos.

CORONEL DORREGO será una de mis paradas. Para lograr la travesía necesitaría hospedaje y comida. La idea, además es llevar mis libros: KRISHAN. EL HIJO DEL SOL (Novela), LA RISA DE LA HIERBA (Poesía). Atravesando
los pueblos de Chasicó, Calderón, Coronel Dorrego, Tres Arroyos, Benito Juárez, Tandil, Ayacucho, Udaquiola, Gral. Belgrano, Brandsen.

Quiero llegar a ustedes para entregarles mi poesía, para ofrecer charlas en escuelas, en centros culturales y bibliotecas.

Acabo de realizar la I Travesía Ciclopoética uniendo Ranelagh (Buenos Aires) con Capilla del Monte (Córdoba). He recorrido más de más de 1200 kilómetros, recibiendo el amor de todos los pueblos y el apoyo total de casi todos los municipios, y comunas visitadas.

Un abrazo
Juan Pomponio


Soy un poeta sin tiempo

Antes de peregrinar tantos suelos con la bohemia de un arte impredecible, me han contado que comencé a patalear a las 23:45 del 23 de septiembre de 1966, según mi madre venía de “nalgas” y ya era complicado, indómito. Pude haber nacido en Tailandia, Perú, Madagascar. Argentina sólo fue un mero accidente pues me siento un hombre universal, las fronteras y divisiones son un absurdo, todos integramos la humanidad. En mi familia no hay ningún antecedente literario. Mi padre fue un gran hombre, trabajador hasta su muerte, italiano inmigrante que apenas contaba con quinto grado y Esterina mi madre sigue siendo un ángel que con dificultad garabatea su nombre.

Ella tampoco tuvo la oportunidad de ir a la escuela en Italia pues la segunda guerra mundial la encontró desprevenida y redujo a cero su mundo de juegos infantiles perforados por egos enfermos de poder, ruina y ambición. De pequeño leía historietas y me aburrían los maestros de la escuela, sólo me divertía con mis compañeros. Si bien me enseñaron a leer, sumar, un poco de historia contada a conveniencia del sistema de gobierno de turno y tantas materias que nos obligaban a estudiar solamente por una nota, no existía la inspiración, no encendían nuestro fulgor del alma, más bien nos quitaban todo incentivo y sobre las cuestiones esenciales de la vida nunca me revelaron nada. La educación fue, es y seguirá siendo una decepción hasta que no implementemos las verdaderas enseñanzas necesarias para el ser humano. El propósito y la fuerza interior en cada uno de nosotros tienen la suficiente capacidad para que podamos desarrollar y transformar nuestro propio destino, siempre supeditados a algo que vibra detrás de las cosas que vemos como reales, algo de una pureza absoluta que tiene el poder de la Gracia.

A los veintitrés años ingresé en Diseño Gráfico porque según murmuraba la sociedad para ser “alguien” en ésta vida tenía que estudiar una carrera, tener un título, cuando en verdad siempre me ha gustado el camino de no ser. Al nacer ya somos, algo vital late en nuestra médula. Jamás ejercí como diseñador, me presenté en el consejo escolar y emprendí el trabajo en las escuelas implementando las “prácticas del silencio y meditación”. La inmensa mayoría de los profesores me observaban igual que se escudriña un bicho raro, con extrañeza no comprendían el trabajo profundo que estaba sembrando en el alma de los estudiantes. El dibujo y la pintura siempre fueron una gran pasión. Comencé con las letras a los treinta años, casi sin darme cuenta. Tenía negocios y daba clases, estaba fragmentado en varias actividades y no me sentía total en lo que ya se vislumbraba como el sino de mi alma: la escritura. Avanzando en los caminos entendí que uno tiene que pegar el gran salto y hacer lo que dicta el corazón. Con el tiempo llegaron los reconocimientos literarios, premios y esas cuestiones que pasan sin buscarlas. Junto a mi poesía traspasé fronteras, varias veces renuncié a la comodidad de mi hogar para habitar en otros países de mares cálidos y crepúsculos infinitos, dejé negocios, tarjeta de crédito, vendí mi auto, abandoné las escuelas, el barrio, cogí un bus en Buenos Aires para lanzarme a lo desconocido siempre con la perseverancia de entregarme a las letras sin esperar nada a cambio.

Vivo guiado por una fuerza interior que viene desde los inicios. El camino me lleva hacia todos los demás caminos invisibles que la existencia va trazando a mi paso, maravillosa incertidumbre de estar vivo y sentir la tinta emergiendo de las entrañas del alma. Nada ni nadie puede frenar el destino de una semilla sembrada en el corazón de un ser humano y desde ese lugar de fertilidad absoluta crecerá hasta llegar a ser lo que deba ser.

Juan Pomponio ©


“Toda la realidad se encuentra manifestada en el momento real de ser. Hace años que comencé a vivir en ese tiempo del no tiempo, sin dejar que los pensamientos me alejen de mi trabajo de escritor, poeta, de ser humano, soy muchas cosas y ninguna al mismo tiempo. No suelo tener muchos planes estratégicos pero si, voy armando los viajes con algunos contactos claves en los pueblos y ciudades a recorrer.”




“Desde la percepción clara del tiempo psicológico, todo lo que tenga que ver con el pasado y el futuro, es algo que solo nosotros podemos aprender a verlo, y la mejor forma es la ATENCIÓN. Ahora no hay tiempo, solo escribo para vos, desapareció el pasado, no hay futuro, solo uso la mente para reconocer los signos gráficos con los que escribo. Es UNo el que tiene el control de su mente, ser UNO el que dirija el concierto mental, a eso le llamo meditación de la misma vida. No dejarnos avasallar por la marea de pensamientos que nos acribillan cada día de nuestras vidas. Cuando uno se encuentra ATENTO al pensar, aparece otro estado.”



"La soledad del hotel me entrega la frecuencia de la tinta para dejar que todo salga hacia la inmensidad. Vengo lleno de campos sembrados, bebiendo vientos plenos de viejas historias."

“Las vacas mirando el andar de un loco en bicicleta que porta metáforas en sus alforjas, los cielos que brillan en mis venas iluminadas por el crepúsculo, por los caminos de la misma vida, la savia de la tierra, el murmullo de los arroyos. La visión fantástica de aquellos montes dibujados sobre la distancia.”



“Escribo porque siento una convulsión repleta de tinta en mi alma, es una fuerza que emerge desde la profundidad de mi ser, salen palabras sin pensarlas, vienen como una tormenta sin relámpagos, son espumarajos, todo se manifiesta para no decir nada a pesar de querer decir algo.”


AL FINAL DEL CAMINO

Un hombre con un sombrero de paja caminaba por un sendero cortando la profundidad de los cerros azules. Se dirigía a la aldea de Humukena, donde sabios campesinos habían desarrollado, por intermedio de diversos injertos, una clase de planta cuyos frutos eran bombillos eléctricos, los que eran utilizados para iluminar la comarca. En el rostro barbudo y anguloso del hombre se notaba el cansancio de trajinar caminos. Al llegar frente a un campesino que araba la tierra con una yunta de bueyes, habló:
—Busco a Muela de Gallo.
—¡Sooo! —gritó el campesino frenando a los animales. Lanzó un eructo y respondió—. Seguro que anda destilando sus pociones. Vive allí —agregó señalando una casa de tejas negras.
El hombre se quitó el sombrero, saludó al agricultor y se marchó hacia la casa. Luego de andar unas cuadras estuvo frente a una puerta de madera. Golpeo el dragón plateado que tenía como aldaba y espero unos segundos. De pronto apareció un anciano que flotaba, descalzo y en harapos.
—Hace mil años que te esperaba —dijo Muela de Gallo—. Pasa.
El hombre ingresó a la casa y sintió la presencia de seres luminosos. En el cuarto había botellas de cristal, tubos de ensayo, redomas de arcilla etiquetadas, y afuera, bajo un mango frondoso, un viejo alambique. Muela de Gallo llamó al viajero. De un arcón tallado en madera extrajo una botella que contenía un líquido dorado. Se la entregó.
—Sólo funciona si se comparte —dijo observándolo con ojos sin tiempo.
—¿Qué es?
—El elixir de la felicidad.



"La poesía se transforma en mi forma de vida, mis ojos ven desde la visión interna del OJO central. Ocurren conmociones diarias donde el brillo de una flor pequeña puede conmoverme hasta el llanto."

"No se trata sólo de escribir poesía, sino de experimentarla en la propia existencia. Transformarme en esa poesía, hacer de mi realidad un acto poético, disfrutar la eternidad del instante, ser entre todos los seres uno más, un loco, un visionario de las realidades ocultas en otros senderos, profundas huellas dejadas por otros poetas que yo no fui."



EN LA MAREA SILENCIOSA



Escribir sobre la misma tierra
sobre la misma vida
dejar surcos infinitos
conseguir el cultivo de las flores de tu piel.
Mi corazón tantas veces enamorado
presiente el suspiro de tu realidad.
Escribir sobre la misma luna
sobre la misma sangre
dejar trazos profundos
en la marea indómita de tu cautela.


©Juan Pomponio

¸¸.•*¨❤¸¸.•*¨•.¸¸

Foto: beso de una mariposa enamorada.

Karina Isabel Roldán –Mariposa-
Es maestra de danzas, coreógrafa, bailarina, ha montado muchos espectáculos…
Nos conocimos el día de mi cumpleaños, por Internet, hasta que después, un día nos conocimos en persona y allí nació el amor. Una historia de amor muy hermosa.


ACORDES DE UNA CRISÁLIDA



La mariposa desangra
su piel de luna
vuela peligrosa sobre
el abismo de flores
busca el néctar de la verdad
equilibra el polen.
La mariposa busca
la magia del acto
se transforma en esfera
flota en el cielo
brilla sobre el sol.

©Juan Pomponio

¸¸.•*¨❤¸¸.•*¨•.¸¸

Foto Mariposa



(Sí, recuerdo esa foto de la mariposa que estoy besando. Fue en Cafayate (Salta) Era una mariposa que se estaba ahogando en un charco de cristal, y soplando sus alitas logré que se salvara y después del beso se echó a volar.)


“Hace unos años vi un documental sobre la vida del doctor René Favaloro. Cuando finalizó no podía dejar de llorar, mi mente no lograba comprender el abandono que recibió ese genio de la ciencia a nivel mundial. Allí nació un poema, lo escribí de un solo trazo y quedó archivado. Esas imágenes motivaron a mi corazón para querer conocer ese pueblo de La Pampa, recorreros las mismas calles que transitó Favaloro. Ahora acaba de nacer la II Travesía Ciclopoética Homenaje a René Favaloro, que abarcará muchos pueblos del interior.”

“También estoy trabajando en un nuevo libro de poemas titulado NAUFRAGIO AZUL, que espero poder editar antes de fin de año y así llevar ejemplares a la gira. Es muy importante encontrar el apoyo de los municipios. Así viajé hasta Capilla del Monte durante veinte días con el auspicio de todas las personas que creyeron en mi trabajo.






“…abandoné mis negocios, vendí el auto, una motito, dejé los trabajos en las escuelas donde ejercí como profesor de educación plástica. Allí comenzó el cambio. Creer en mi obra. Y me lancé en bus a recorrer Sudamérica durante dos años. Ahora vivo al día, disfruto el HOY. En casa armé una Sala de Yoga y doy clases, meditación, tengo un grupo de practicantes y puedo sustentarme en la parte económica pero estoy en pleno viaje literario. Todo lo que tenía a nivel material lo invertí en mis libros. A excepción de dos, FRAGUA UNIVERSAL (Editado en Venezuela) y LA RISA DE LA HIERBA (Publicado por EDIBER Secretaría de Cultura de Berazategui). El resto fueron inversiones propias y también con el apoyo de Karina Isabel Roldán, Marcela Campos, grandes mujeres que confían en mis letras y también el apoyo de mi madre.




Ahora estoy preparando unos mates, escribiendo correos a diferentes municipios, y no me pongo a pensar en cómo lo alcanzaré. ¿Hay algo que alcanzar? ¿Es posible vivir una vida sin metas y entregarse por completo al HOY? Cuando nos alejamos del pasado y no vamos hacia el futuro, todo existe ahora. No hay conflictos. Todo es. Queridos amigos los invito a leer KRISHAN. EL HIJO DEL SOL – www.krishanelhijodelsol.com




AL CERRAR LOS OJOS

Mi memoria vacía,
clara como el amanecer:
cisnes sobre el mar,
hacia el ocaso,
enrojeciendo las nubes.
El agua refleja corazones desde el fondo.
corales dormidos,
barcos errantes de canciones.





♥ ¡Gracias Juan! ♥




2 comentarios:

  1. Muchas gracias Raul por tus palabras. Va mi abrazo desde el sur del Gran Buenos Aires, el poblado de Ranelagh.

    Juan Pomponio

    ResponderEliminar


 

©Copyright 2012 www.reinventaweb.com

Garabatos sin © (2009/2017) | Analía Alvado

Ilustraciones Alex DG©