PROYECTO de LECTURA e INFORMÁTICA

Biblioteca Popular Coronel Dorrego

Por más lectores, por más inclusión

"Argentina crece leyendo"

el buscador
¡¡Un Mundo Mejor ES Inevitable!!

Los estatutos del hombre. Thiago de Mello

Thiago de Mello


Los estatutos

del hombre



Artículo 1


Queda decretado que ahora vale la vida,
que ahora vale la verdad,
y que de manos dadas,
trabajaremos todos por la vida verdadera.


Artículo 2


Queda decretado que todos los días de la semana,
inclusive los martes más grises,
tienen derecho a convertirse en mañanas de domingo.


Artículo 3


Queda decretado que,
a partir de este instante,
habrá girasoles en todas las ventanas,
que los girasoles tendrán derecho a abrirse
dentro de la sombra, y que las ventanas
deben permanecer el día entero
abiertas para el verde donde crece la esperanza.


Artículo 4


Queda decretado que el hombre
no precisará nunca más, dudar del hombre.
Que el hombre confiará en el hombre
como la palmera confía en el viento,
como el viento confía en el aire,
como el aire confía en el campo azul del cielo.


Parágrafo único:


El hombre confiará en el hombre
como un niño confía en otro niño.


Artículo 5


Queda decretado que los hombres
están libres del yugo de la mentira.
Nunca más será preciso usar la coraza del silencio,
ni la armadura de las palabras.
El hombre se sentará a la mesa con la mirada limpia,
porque la verdad pasará a ser servida antes del postre.


Artículo 6


Queda establecido, que durante diez siglos,
el lobo y el cordero pastarán juntos y la comida de ambos
tendrá el mismo gusto de aurora,
de acuerdo a lo soñado por el profeta Isaías.


Artículo 7


Por decreto irrevocable queda establecido,
el reinado permanente de la justicia
y de la claridad.
Y la alegría, será una bandera generosa,
para siempre enarbolada en el alma del pueblo.


Artículo 8


Queda decretado que el mayor dolor siempre
fue y será siempre no poder dar amor a quien se ama,
sabiendo que es el agua
quien da a la planta el milagro de la flor.


Artículo 9


Queda permitido que el pan
de cada día tenga en el hombre
la señal de su sudor.
Pero que sobre todo tenga siempre
el caliente sabor de la ternura.


Artículo 10


Queda permitido a cualquier persona
a cualquier hora de la vida
el uso del traje blanco.


Artículo 11


Queda decretado, por definición,
que el hombre es un animal que ama,
y que por eso es bello,
mucho más bello que la estrella de la mañana.


Artículo 12


Todo será permitido.
Inclusive jugar con los rinocerontes,
y caminar por las tardes
con una inmensa begonia en la solapa.


Parágrafo único:


Sólo una cosa queda prohibida: amar sin amor.


Artículo 13


Queda decretado que el dinero
no podrá nunca más comprar el sol
de las mañanas venideras.
Expulsado del gran baúl del miedo,
el dinero se transformará en una espada fraternal,
para defender el derecho de cantar
y la fiesta del día que llegó.


Artículo Final


Queda prohibido el uso de la palabra libertad,
la cual será suprimida de los diccionarios y del pantano engañoso de las bocas.
A partir de este instante,
la libertad será algo vivo y transparente,
como un fuego o un río,
o como la semilla del trigo
y su morada será siempre el corazón del hombre.


Traducción de Pablo Neruda


Thiago de Mello

Nació en Barreirinha, Brasil, en el corazón de la Selva Amazónica, en 1926. Tiene más de veinte libros publicados desde 1951. En el conjunto de su obra, se destacan: Está; Oscuro pero canto; La canción del amor armando; Bochorno en la floresta; Viento general y En un campo de margaritas; Noticias de la visita que hice en el verano de 1953 al río Amazonas y sus barrancos; Arte y ciencia de elevar cometas; Amazonía, La niña de los ojos del mundo; y El pueblo sabe lo que dice. Su poema Los Estatutos del Hombre fue editado en más de treinta países. Ha traducido al portugués a César Vallejo, Pablo Neruda, Ernesto Cardenal y Eliseo Diego, entre otros. Thiago de Mello piensa que el arte debe siempre servir a la vida; que además de su finalidad estética, debe tener también una finalidad ética. (Fuente: fisica.ufpb.br)



ESTATUTO

DO HOMEM

(Ato Institucional Permanente)



Artigo I


Fica decretado que agora vale a verdade.
agora vale a vida,
e de mãos dadas,
marcharemos todos pela vida verdadeira.


Artigo II


Fica decretado que todos os dias da semana,
inclusive as terças-feiras mais cinzentas,
têm direito a converter-se em manhãs de domingo.


Artigo III


Fica decretado que, a partir deste instante,
haverá girassóis em todas as janelas,
que os girassóis terão direito
a abrir-se dentro da sombra;
e que as janelas devem permanecer, o dia inteiro,
abertas para o verde onde cresce a esperança.


Artigo IV


Fica decretado que o homem
não precisará nunca mais
duvidar do homem.
Que o homem confiará no homem
como a palmeira confia no vento,
como o vento confia no ar,
como o ar confia no campo azul do céu.


Parágrafo único:


O homem, confiará no homem
como um menino confia em outro menino.


Artigo V


Fica decretado que os homens
estão livres do jugo da mentira.
Nunca mais será preciso usar
a couraça do silêncio
nem a armadura de palavras.
O homem se sentará à mesa
com seu olhar limpo
porque a verdade passará a ser servida
antes da sobremesa.


Artigo VI


Fica estabelecida, durante dez séculos,
a prática sonhada pelo profeta Isaías,
e o lobo e o cordeiro pastarão juntos
e a comida de ambos terá o mesmo gosto de aurora.


Artigo VII


Por decreto irrevogável fica estabelecido
o reinado permanente da justiça e da claridade,
e a alegria será uma bandeira generosa
para sempre desfraldada na alma do povo.


Artigo VIII


Fica decretado que a maior dor
sempre foi e será sempre
não poder dar-se amor a quem se ama
e saber que é a água
que dá à planta o milagre da flor.


Artigo IX


Fica permitido que o pão de cada dia
tenha no homem o sinal de seu suor.
Mas que sobretudo tenha
sempre o quente sabor da ternura.


Artigo X


Fica permitido a qualquer pessoa,
qualquer hora da vida,
o uso do traje branco.


Artigo XI


Fica decretado, por definição,
que o homem é um animal que ama
e que por isso é belo,
muito mais belo que a estrela da manhã.


Artigo XII


Decreta-se que nada será obrigado
nem proibido,
tudo será permitido,
inclusive brincar com os rinocerontes
e caminhar pelas tardes
com uma imensa begônia na lapela.


Parágrafo único:


Só uma coisa fica proibida:
amar sem amor.



Artigo XIII


Fica decretado que o dinheiro
não poderá nunca mais comprar
o sol das manhãs vindouras.
Expulso do grande baú do medo,
o dinheiro se transformará em uma espada fraternal
para defender o direito de cantar
e a festa do dia que chegou.


Artigo Final.


Fica proibido o uso da palavra liberdade,
a qual será suprimida dos dicionários
e do pântano enganoso das bocas.
A partir deste instante
a liberdade será algo vivo e transparente
como um fogo ou um rio,
e a sua morada será sempre
o coração do homem.



Thiago de Mello


Santiago do Chile, abril de 1964

4 comentarios:

  1. Maravilloso escritor, adhiero a este decretaso de espesranza y alegría. Besos tía Elsa.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola tía Elsa!! ¡¡qué alegría verte otra vez!!
    Se te extraña ¿sabías?

    Besoooooooooossssssss

    ResponderEliminar
  3. Impresionante y hermoso...sencillo a la ves

    ResponderEliminar


 

©Copyright 2012 www.reinventaweb.com

Garabatos sin © (2009/2017) | Analía Alvado

Ilustraciones Alex DG©