PROYECTO de LECTURA e INFORMÁTICA

Biblioteca Popular Coronel Dorrego

Por más lectores, por más inclusión

"Argentina crece leyendo"

el buscador
¡¡Un Mundo Mejor ES Inevitable!!

¡¡Atención pequemundo!! Después de 3 años sin descanso, Bibliopeque cierra por vacaciones... iupiiiiiiiiiiiii

Y nos despedimos leyendo los textos que Victoria seleccionó y nos envió para este día.

Carta de Myriam Moya Tena:

Hija mía, tú no necesitas ser una “niña buena”…

Hija mía, tú no necesitas ser una “niña buena”, porque los niñ@s son niñ@s, no son buenos ni malos, y desde que naciste sé que eres mágica e irrepetible, como cada niñ@ que nace… tú solo tienes que ser tú.

Sé que para ti no existen las palabras “bueno” y “malo”, ni siquiera las expresiones “portarse bien” o “portarse mal”. Sé que eso no lo vas a aprender en casa, pero estás escolarizada y te relacionas con gente de muchos tipos, por lo que esa visión “blanco o negro” del mundo -que tanto nos gusta a los adultos- algún día te llegará.

Necesitas saber (ya te lo vamos explicando) que cada persona actúa en cada momento lo mejor que puede, que todos tus actos son tuyos, que tienes derecho a enfadarte, a estar triste, a estar contenta, nerviosa, a tener miedo, a ser feliz… pues todas tus emociones son válidas y te ayudan a avanzar en tu camino. Tu padre y yo estaremos gustosamente a tu lado para acompañarte cada vez que nos necesites.

Hija mía, tú me has enseñado a vivir mis emociones (también las negativas) y, sobre todo, a desprenderme de ellas, a no apegarme… sigue así. Vive las tuyas como has hecho siempre y déjalas ir. Que el centro de tu vida seas tú y no los demás (ni siquiera yo o papá) porque cuando una está centrada, la armonía y la empatía imperan. Tú nos lo demuestras día a día.

Gracias, hija, por tus días revueltos, que nos sirven de espejo a ambos; gracias por hacernos crecer como familia; por tu enorme manejo de las emociones a pesar de tu corta edad, por tu sabiduría en el conflicto, por tanto amor incondicional, por tanta paz.

Yo fui una “niña buena” y como madre te libero de tener que serlo porque no es sano.

Ser una niña buena significa ceder parte del control de tu vida a los demás; intentar agradar a las personas que más quieres, de manera inconsciente, a costa del propio dolor o de la injusticia; obedecer a los mayores (padres, profesores etc) dejando a un lado tus propios deseos; no permitirte el enfado, ni la rabia.

Ser una niña buena significa caer en el rol de ser demasiado madura para tu edad y perderte parte de tu infancia. Significa tender a la perfección y a la excelencia, una trampa del mundo de los adultos para cortar las alas.
Hija mía, ser una niña buena significa (a veces) por desgracia enfermar. Enfermar para escapar de la presión de un mundo familiar y escolar que limita la propia creatividad, la libertad y el juego de experimentación de la vida, que pone en una jaula los propios deseos y algunas emociones, bajo el disfraz de que es por tu propio bien.

Yo fui una niña buena que sobrevivió (hoy puedo decir que soy una adulta desobediente y creativa) pero sufrí un buen rato en el camino.

Yo fui una niña buena que supo acompañarse de buenos terapeutas y crecer.
Como madre, yo te libero de todo ello:

te libero del chantaje emocional que no te estamos enseñando,

te libero de algo que tú desconoces: los premios y los castigos, que por desgracia rigen una parte del mundo y del sistema educativo tradicional.

te libero del “si (no) haces eso me enfado, me voy o no te quiero”.

te libero del "porque lo digo yo" o del "porque soy tu padre/madre"

te libero de la necesidad de actuar para agradar a los demás, incluidas yo misma o papá.

Y hablaré (y discutiré sobre ello) con quién haga falta: educadores, profesores, conocidos, familia… y siempre me tendrás de tu lado, porque lo único que quiero y a lo que aspiro es a que seas feliz…

Como la madre loba que soy, defenderé tu LIBERTAD.


© Myriam Moya Tena
Ilustración: ©fabyartiste


Pd: ya te he explicado que Papa Noel no lo ve todo, como me cuentas que te ha dicho tu educadora; ni trae los regalos por ser buena, como se dice por ahí; así que te puedes comportar libremente, como has hecho siempre…

Publicado por Myriam, la mamá de Zambra, viernes, 28 de diciembre de 2012


Existe la falsa creencia de que un niño no educado en la pedagogía negra del control de conducta, los premios y los castigos, se va a convertir -de manera irremediable- en el tan incomprendido y estigmatizado "niño malo" o "la niña mala". Nada más lejos de la realidad. Esta carta les libera y complementa a la anterior...


tan falta y a la vez tan repleta de Amor,
tú que nos acompañas a tod@s en nuestro camino,
tú que nos sirves de espejo,
tú que tienes a veces la difícil tarea de sanar un conflicto familiar (y eso que por la edad no te toca),
tú que siempre eres comparada y sales perdiendo,
tú, la hermana eterna de la “niña buena” porque no te quedó otra opción,
tú que te reconoces en el grito, la rabia, la turbulencia, los golpes,
tú, la reina del ruido interior, aquella a la que no se le permite el silencio,
tú que te has ido cargando de piedras y tienes el valor de continuar caminando,
tú que reprimes, metida en tu rol, tantísimo dolor, que me dan ganas siempre de abrazarte,
tú que no puedes permitirte llorar,
tú que fuiste mi mejor am¡ga y no me defraudaste porque yo te veía,
tú que fuiste el gran amor de mi “niña buena”,
tú que pueblas mis aulas y no eres comprendida y aún así resistes,
tú que eres el “terror” y la “alegría” a partes iguales de los parques infantiles,
tú que guardas un cofre inmenso de amor como tod@s
y solo esperas que te abran la puerta…


Yo (como si fueras hija mía) te libero,

te libero de tu adjetivo que ya va siendo hora,
te libero de reconocerte en la rabia, la diferencia y la no armonía,
te libero de hacerte la dura y/o la valiente,
te libero del “eres la vergüenza de esta familia”
te libero del “mira, todos los niños se portan bien menos tú”
te libero del “tu hermana, tu prima, hace esto o aquello…”
te libero del “no se te puede sacar de casa” y del “eso no te lo he enseñado yo”
te libero del “con lo que yo he hecho por ti y así me pagas”,
te libero de un mundo en blanco y negro,
te libero de pedir perdón,
te libero del "glamour social" de tu rol al crecer,
te arranco cada una de las corazas
para que el dolor se vaya un rato de paseo y ya no vuelva,
te presto la atención que mereces,
te abro mis brazos sin condiciones,
te digo que te quiero como una madre,
te veo,
te doy las gracias por tu luz,
te doy gracias por existir,
te deseo la paz sin pedirte nada a cambio,

porque eres grande, mi niña,

y mereces crecer FELIZ y LIBRE
que ya te toca.


© Myriam Moya Tena
Ilustración: ©César Luís Orozco

Pd: deseo de todo corazón que tus regalos de Reyes vengan sin coletillas de ningún tipo, sin condiciones, sin amenazas ni chantajes, que nadie se crea con derecho de convertir la magia en carbón, que te llegue mucho amor incondicional a raudales, porque te lo mereces.
pd2: igualmente válido en masculino

Publicado por Myriam, la mamá de Zambra, jueves, 3 de enero de 2013




En minúsculas, como se escriben las cosas cotidianas, yo que tan acostumbrada estuve a las “letras grandes”. En minúsculas, como se escribe la vida que se vive (y tal vez la que se sueña e imagina); sin más pretensiones literarias que las de fluir y comunicar; sin necesidad de abrirme en canal porque me sé abierta y fecunda…
Hoy me presento: soy mujer y soy madre, además tengo la enorme dicha de ser madre de otra mujer, el ciclo de la vida continúa. He dejado mucho y he ganado un mundo entero, no necesito alter-egos, ni personajes, no me oculto en las máscaras, ni temo a las sombras, llevo meses cara a cara con mi propia sombra, he danzado con ella, todavía lo hago.
En minúsculas, como los pasos a gatas que doy junto a mi hija, pasos de giganta en chiquitito, y lo escribo a mano tumbada en el suelo, mi habitad de mujer salvaje, mi territorio.
Mi trabajo es criar, vivir, amamantar, dar cobijo. He vuelto al cuerpo de donde nunca debí marcharme y el cuerpo ha vuelto a mí.
En minúsculas y sonrío, no necesito ni temo al público o al lector, una musa de catorce meses me espera en la cama, nunca tuvo el sueño tan poderoso abrazo, tanto amor, lo demás ya no importa.



¡Felices vacaciones!


14 comentarios:

  1. Pancarta es un placer participar aquí con personas tan simpáticas y humildes,un placer que además de ser rivales nos lo tomamos todo con risas y halagos, no se si seré mejor que tú, a mi parecer soy uno más,como dices Sergio un humilde participante novel que esta disfrutando mucho la experiencia de este concurso y ,no creo que ganará el que más votos tenga,ni el que decida el Jurado ,ganará aquel que una vez terminado tenga nuevas amistades y seguidores fieles y agradables como tu por ejemplo en sus blog.

    GRACIAS PANCARTA UN BESO ENORME

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sergio, un beso enorme también para vos. Y gracias también por el humor. Y no somos rivales, casi, casi que nos hicimos amigos.
      Otro beso

      Eliminar
  2. Me han gustado estas cartas como despedida e inicio de tan merecidas vacaciones. Útiles y reflexivas.
    Feliz Vacaciones y cordiales saludos desde Mérida (España).
    Ramón

    ResponderEliminar
  3. Gracias Ramón, seguimos en contacto en la blogoteca.

    ResponderEliminar
  4. muchas gracias por tu comentario! un abrazo
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos Lidia, por pasar por aquí y por compartir tus letras en la web.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Hola!!! te he puesto en mi blog!!! fijate abajo!!! avisame cualquier cosaaa!!! besosss
    http://marielapreescolar.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mariela ¡¡quedó precioso!!

      En bibliopeque también tenemos un blog destinado a promocionar los blogs que nos gustan, pero lo tengo todavía sin completar. Supongo que estará dentro de los trabajos asignados para este año.

      Te aviso cuando el milagro suceda. Besos campeona :-)

      Eliminar
  6. Vengo a agradecerte tu apoyo, a desearte felices y merecidas vacaciones y a brindarte mi reconocimiento por la labor que desarrollas. A veces, el tiempo y la vida misma no nos dan tregua para estar al lado de cada quien lo merece. Biblio-peque: Un Blog luchador por una nueva forma de relacionarnos,de crecer juntos y de darnos la mano desde nuestro humilde lugar. Así, de incógnito, sin muchos bombos y platillos se hace la Patria se construyen los caminos que unen. Gracias Biblio-peque por estar en este Mundo que compartimos. Un fuerte abrazo desde todos mis Blogs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Zunilda, siempre le digo a Corina de Hogar Crecer, que ellos son los mejores escritores de comentarios del mundo, pero hoy, el tuyo, ha sido el ganador. Te mando muchos besos. Tus blogs son una verdadera delicia. Pero hay uno que es mi preferido: Los años no vienen solos. . .
      Cuando lo visito es como si estuviera junto al alma de Zuni.

      Un fuerte abrazo desde todos los blogs de bibliopeque.

      Eliminar
  7. Hola
    Me tomé el atrevimiento de enlazarte con la imagen de tu cabecera.
    Lo verás al final del blog junto a los otros.
    Si algo te disgusta, por favor, dímelo.
    Mis respetos.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Hola Jorge!! ¿qué decirte?
    He vuelto a tu blog muchas veces, lo he recorrido en su totalidad saltando de una a otra entrada y todas son especiales, únicas. ¿Cómo se te ocurre pensar que algo me disgusta? ¡¡Todo lo contrario!! Me encanta estar en chesaudade y te lo agradezco de corazón.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Felicidades por el comentario aveces necesitamos que alguien nos recuerde lo especiales que somos
    te deseo un día de éxito

    ResponderEliminar
  10. Gracias Simone, si tenía dudas de cómo sería mi día hoy, pues ya no las tengo. Sos la Mujer de Éxito y estás acá, compartiendo un momento conmigo junto a tu precioso blog. ¡¡No se puede creer!! :-)

    Tu deseo es una orden para mí. ¡¡LO MEJOR DE LO MEJOR!!

    Besoooooooo

    ResponderEliminar


 

©Copyright 2012 www.reinventaweb.com

Garabatos sin © (2009/2017) | Analía Alvado

Ilustraciones Alex DG©